Tecnología y Datos Importantes

El TTL en los Flash

QUE ES TTL?

Es un tipo de tecnología utilizada en algunos flashes, que evita el exceso de luz en fotos con flash.

Las siglas TTL vienen del inglés Through The Lens (a través de la lente), por lo que se intuye que la medición se realiza a través del objetivo y no del flash.

El flash tradicional dispara la luz, que anteriormente ha sido regulado manualmente a través de unas indicaciones descritas en la parte de atrás del mismo. Los TTL, primero disparan un preflash, el cual sirve para que el flash y la cámara hagan las mediciones oportunas y se configuren correctamente (esto se hace en modo automático), cortando, el flash, el suministro de energía cuando la iluminación que emite empieza a ser excesiva.

Existen diferenciaciones entre los TTL

 

TTL-OTF (on the film): El tradicional. Dispara una luz y se toma la medición del rebote que caería sobre el sensor, cortándose la iluminación si se excede.

TTL-OTF-matricial: Su diferencia, es que en el anterior la medición se realizaba en el centro del sensor, mientras que en este además, se realiza en diferentes puntos repartidos por el área de encuadre, siendo más difícil la posibilidad de error.

 

E-TTL (Canon) / D-TTL (Nikon): Se perfecciona mucho más que el anterior, ya que la medición no se realiza sobre el sensor, sino sobre la cortinilla del obturador que, al reflejarse, el flash detecta cuando ha de finalizar la exposición.

 

i-TTL (Nikon): La medición se realiza utilizando la luz del destello previo reflejada desde la cortinilla del obturador antes de la exposición, al igual que en el sistema D-TTL. No obstante, el destello previo disparado es mucho más fuerte y tiene una duración mucho menor que en el sistema D-TTL, de modo que se logra una mayor precisión al utilizar el sensor del flash.

Como podemos ver, la tecnología existente en los flashes de hoy en día, compite por cuidar tanto la luz rebotada del fondo como la del sujeto principal, así como la de cuidar lo colores.

 

                                                                       Informe de TecnoActiva


Las Tarjetas SD y SDHC

Generalmente, cuando uno compra una nueva cámara (Fotografía o Video) tiene la necesidad de adquirir nuevas tarjetas de almacenamiento.

 

¿Por qué? Pues porque las cámaras cada vez disponen de un mayor número de Megapixeles, generan RAWs de más bits, permiten grabar vídeo de mayor calidad, etc.

 

En definitiva, las necesidades de almacenamiento crecen y crecen, por lo que las tarjetas de almacenamiento que adquirimos deben ser, necesariamente, de mayor capacidad.

 

 

Si estás a punto de comprar tarjetas SD/SDHC, uno de los formatos más extendidos en los modelos actuales, te recomiendo que no te pierdas este artículo. Seguro que te vendrá de perlas para tu próxima compra.

Tarjeta Normal SD de 2 GB
Tarjeta Normal SD de 2 GB

UN POCO DE HISTORIA SOBRE LAS TARJETAS SD

 

Si ya llevas unos años en la fotografía digital es probable que incluso hayas conocido otros formatos, como Compact Flash (CF), con mejores prestaciones, pero, también, con un mayor tamaño físico.

 

Sin embargo, salvo en la gama profesional donde aún se mantienen modelos que siguen basándose en este formato de almacenamiento, la mayoría del mercado ha optado por el formato Secure Digital (SD).

 

Este formato, con diferentes versiones (Normal, MiniSD y MicroSD) fue inventado por Panasonic allá por el año 2005 y, a día de hoy, es el formato predominante no sólo en cámaras fotográficas, sino en móviles, PDAs, ordenadores, videoconsolas, etc.

Estas tarjetas tienen unas dimensiones de 32 mm x 24 mm x 2,1 mm.

Existen dos tipos: unos que funcionan a velocidades normales, y otros de alta velocidad que tienen tasas de transferencia de datos más altas.

 

Algunas cámaras fotográficas digitales requieren tarjetas de alta velocidad para poder grabar vídeo con fluidez o para capturar múltiples fotografías en una sucesión rápida.

 

Los dispositivos con ranuras SD pueden utilizar tarjetas MMC (Multi Media Card), que son más finas, pero las tarjetas SD no caben en las ranuras MMC. Asimismo, se pueden utilizar en las ranuras de CompactFlash o de PC Card con un adaptador.

 

Sus variantes MiniSD y MicroSD se pueden utilizar, también directamente, en ranuras SD mediante un adaptador. Las normales tienen forma de ם. Hay algunas tarjetas SD que tienen un conector USB integrado con un doble propósito, y hay lectores que permiten que las tarjetas SD sean accesibles por medio de muchos puertos de conectividad como USB, FireWire y el Puerto Paralelo Común.

 

Las tarjetas SD también son accesibles mediante una disquetera usando un adaptador FlashPath.

 

Si te interesa saber mucho más de este tipo de tarjeta puedes visitar el artículo de WikiPedia al respecto

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Secure_Digital

 

POR SUSPUESTO, EL TAMAÑOl (La Capacidad) SÍ IMPORTA

 

El principal motivo por el que vemos la necesidad de adquirir nuevas tarjetas es, fundamentalmente, por la necesidad de disponer de mayor capacidad de almacenamiento.

 

Afortunadamente, la tecnología avanza rápidamente y cada vez es más económico adquirir tarjetas SD de mayor capacidad. Con lo que, aunque las necesidades de almacenamiento son cada vez mayores, también lo es la oferta de tamaños, pudiéndose adquirir tarjetas de mayor capacidad a precios “asequibles”.

 

Si allá por el año 2005 era una maravilla contar con una tarjeta de 128 MB, hoy poca gente se plantea adquirir tarjetas SD de menos de 4, 8, 16,32 ó incluso 64 GB. Es decir, en poco más de 5 años, la capacidad de las tarjetas de este formato (y de otros también) se ha multiplicado por varias decenas.


La Capacidad no es lo único, También es Fundamental :

 

LA VELOCIDAD DE ACCESO

 

Estamos de acuerdo, es preferible una tarjeta de 16GB que una de 8GB, pero no a cualquier precio, porque existe un dato que a veces se olvida deliberadamente como es la velocidad de acceso a la tarjeta.

 

Puede ser muy útil tener un almacén muy grande, pero si la puerta de acceso al mismo es muy pequeña, llenarlo o sacar cosas de él se convertirá en una auténtica tortura. Especialmente si lo que almacenamos en él tiene cada vez un mayor tamaño.

 

Abandonando el símil del almacén, con tarjetas que no sean lo suficientemente veloces no podrás realizar ráfagas suficientemente rápidas, tardarás más tiempo en visualizar tus fotografías en la cámara (especialmente si tienen una alta calidad) y, en definitiva, perderás tiempo debido a la espera derivada del proceso de escritura o consulta de la información en la tarjeta de memoria.

LAS TARJETAS SDHC (Secure Digital High Capacity).

 

Con el crecimiento en la capacidad de las tarjetas, apareció un problema asociado y ése era que, precisamente, la velocidad de acceso a los datos se reducía considerablemente cuando la capacidad de almacenamiento crecía, algo que parece lógico por otra parte.


Por esto surgió una nueva versión de este formato, concretamente apareció el formato Secure Digital High Capacity (SDHC). Un formato desarrollado por la empresa Matsushita, para tarjetas de más de 2GB y en la que se conseguían tasas superiores de velocidad de acceso.

Obviamente, este formato ha sepultado a su predecesor y, aunque la mayoría de dispositivos actuales aceptan ambos formatos, ya nadie que requiere un rendimiento medio y opta por adquirir tarjetas SD.

 

Incluso En El Mundo de las SDHC, Siempre Ha Habido Clases

 

Está bien, son más rápidas sí, ¿pero cuánto? Depende.

Sí, la verdad es que depende de la clase de la tarjeta en cuestión, ya que cada tarjeta SDHC tiene asociada una clase, que puede ser:

Clase 2: 2 MB/s

Clase 4: 4 MB/s

Clase 6: 6 MB/s

Clase 10: 10 MB/s


Esta clasificación ha sido definida por la SD Card Association y, como puedes imaginar, es un indicador fundamental a la hora de valorar la velocidad de acceso de una determinada tarjeta.

Sistema Blu-Ray Disc