Iglesias en Bogotá

En Colombia la fe católica tiene un fuerte arraigo cultural desde la conquista española, no es extraño ver como las principales fiestas y congregaciones se realizan en honor a santos y figuras religiosas. 

 

Bogotá como la mayoría de las ciudades y pueblos colombianos se desarrollo en torno a las iglesias y plazas. Así según la tradición la capilla de La Candelaria ubicada en la plaza del chorro de Quevedo fue la primera iglesia construida y desde allí se extendió la población, sin embargo durante la conquista el centro cultural y político se traslado a la plaza de la calle Real hoy plaza de Bolívar sobre la carrera 7ª, donde la Catedral Primada se constituye en una de las iglesias más representativas en la ciudad, es una de las más visitadas y admiradas no solo por su historia y arquitectura sino porque en ella se realizan los principales eventos de la iglesia católica en Colombia.

 

La mayoría de barrios cuenta con su propia iglesia, de allí que además sean consideradas como puntos de referencia y ubicación en Bogotá, ejemplo de ello los Santuarios de Monserrate y Guadalupe que como íconos arquitectónicos y turísticos custodian la ciudad desde los cerros orientales.

La Candelaria

La Capilla de La Candelaria ubicada en la plaza del chorro de Quevedo fue la primera iglesia construida en Bogotá y desde allí se extendió la población.

Ubicación: Carrera 4 Nro. 11 - 62 / Barrio La Candelaria

 

RESEÑA HISTÓRICA

Hacia el año 1635, los Agustinos Recoletos, decidieron comprar una casa, que se llamó HOSPICIO SAN NICOLAS DE TOLENTINO, también conocido con el nombre de Hospicio de San Nicolás de La Candelaria. Por ignorar la necesidad de solicitar autorización para su construcción ante el Rey de España, hacia el año 1648, se tuvo que demoler lo ya construido.

Después de muchas peticiones, en abril de 1648 se logró conseguir la autorización para construir de nuevo la casa y en 1684 de nuevo vuelven a resonar las campanas.

Desde el año 1685 se puede decir que existe la iglesia de La Candelaria en Bogotá. Hizo los planos, tanto del convento como del templo, el arquitecto don Diego Sánchez de Sotomayor. El 27 de Junio de 1686 se colocó la primera piedra que bendijo el Arzobispo Antonio Sanz y Lozano. Frente a la puerta de la Iglesia existe una lápida de mármol con esta inscripción: "Aqui vivió y murió Gregorio Vásquez Ceballos. Bogotá se honra tributándole este homenaje. Abril 23 de 1863". Este hombre, ya muy anciano, pintó un cuadro de La Inmaculada Concepción y lo donó al templo como pago anticipado de sus funerales, que se realizaron al año siguiente (1711). La imagen fue bendecida el 8 de diciembre de 1710.

PROCESO DE RESTAURACIÓN


La iglesia fue inaugurada en 1703 con una procesión de Corpus. Durante estos siglos, el templo ha tenido notables cambios en su diseño original y el convento fue utilizado como cuartel durante la expulsión de los religiosos en 1865; posteriormente estuvo dedicado a la facultad de ingeniería de la Universidad Nacional, Seminario Mayor Arquidiocesano y en la actualidad es sede del Colegio Agustiniano San Nicolás de Tolentino.

La Iglesia fue declarada Monumento Nacional en 1975. Por sentencia del tribunal de Cundinamarca en el año 2001, atendiendo una demanda de acción popular, la Corporación la Candelaria continuó el estudio de la obra para dar inicio a las obras de restauración en el año 2003. Entre las obras de caracter constructivo se deben señalar, entre otras, la detención de la inclinación del muro occidental, el reforzamiento estructural de las torres, añadida una en el siglo XIX y la otra en el siglo XX, y la intervención total de la cubierta. La iglesia también tuvo otros cambios, como la recuperación de hornacinas de la fachada, el cambio de color de su pintura exterior decidida a partir del estudio de las calas estatigrafias y el descubrimiento de la pintura mural hecha por Pedro Quijano. La iglesia finaliza en el año 2005 el proceso de recuperación.

La Catedral Primada
Santuario Divino Niño del 20 de Julio

El templo, ubicado al suroriente de la ciudad en el barrio 20 de Julio, es uno de los más importantes centros de peregrinación y oración de Bogotá.

 

Sobresalen la figura del Cristo Resucitado del altar mayor elaborado en mármol, las lámparas que penden de la nave principal y los bellos vitrales dispuestos en las naves laterales.

 

La imagen del Divino Niño Jesús se venera en una pequeña capilla-corredor situada a espaldas del altar mayor. La devoción se debe a que en el año de 1935, cuando el padre salesiano Juan del Rizzo llegó al barrio Veinte de Julio, convencido de la importancia de honrar la infancia de Jesús, decidió encargar, en el almacén de arte religioso Vaticano del barrio La Candelaria, una imagen del infante que traslada a aquellos campos  disponiéndose a propagar su devoción. 

 

Desde entonces el Santuario  del Divino Niño ha crecido en configuración arquitectónica y en feligreses  que por millares, con  recogimiento y fe, acuden en acción de gracias y en busca de ayuda a sus necesidades.  El santuario congrega a su alrededor un conjunto de obras que apoyan el trabajo social con las comunidades menos favorecidas de la ciudad.

 

El templo, la plaza cubierta anexa y el parque del barrio se colman de visitantes y devotos que todos los domingos acuden en romería a venerar la milagrosa imagen.